Cristianos mexicanos obligados a vivir en bodega por defender su fe

0
1439

Siete familias bautistas viven en una bodega después de haber sido expulsadas de su aldea debido a su fe.

En enero de 2016, los pobladores de Tuxpan de Bolaños, en el estado de Jalisco, en el oeste de México, votaron por expulsar a las familias de la aldea después de que se negaran a retractarse de su fe.

Rosa Blanca Vázquez de la Rosa recuerda ese fatídico día.

“Nos pusieron en las furgonetas y nos dejaron allí fuera del pueblo”, dijo Rosa a World Watch Monitor. “No teníamos nada más que la ropa que teníamos cuando vinieron”.

La difícil situación de estas familias es sólo otro ejemplo de la lucha de décadas que los cristianos evangélicos en las zonas rurales de la mayoría católica de México han experimentado.

El grupo de derechos humanos, Puertas Abiertas, dice que fueron expulsados de sus hogares debido a “razones religiosas”.

“Debido a que son cristianos, los jefes indígenas los consideraban incompatibles con su cultura y tradiciones religiosas”, dijo el analista de Puertas Abiertas en América Latina, Dennis Petri.

Petri se pregunta si los 2.000 residentes de Tuxpan de Bolaños tenían derecho o incluso la base legal para desalojar a las familias cristianas.

“Los jefes indígenas afirman que era -ya que tienen la autoridad, protegida por la constitución federal- para gobernar sobre la base de sus usos y costumbres indígenas”, dijo Petri a World Watch Monitor. “Al mismo tiempo, la constitución federal también garantiza la libertad de religión y los derechos humanos – no se puede forzar a alguien a salir de su casa, por cualquier razón, incluyendo razones religiosas”.

Durante el año pasado, Rosa y las otras familias han estado viviendo en refugios temporales proporcionados por el gobierno. La bodega es la última.

Ella dijo que trató de regresar a su pueblo, pero se encontró con resistencia.

“Tiraron piedras a la casa donde estábamos durmiendo, dejaron agujeros en la puerta y el techo”, dijo.

Por esta razón, algunas familias tienen miedo de volver a casa y desean ser reubicadas.

“El gobierno estatal no sabe qué hacer, porque si decide que el grupo debe regresar a sus hogares violan la autonomía indígena, pero si no lo hacen, violan los derechos humanos y la libertad religiosa”, dijo Petri. “Por esta razón su estrategia es simplemente esperar, tratando de ganar tiempo y probablemente esperando que el grupo pierda la esperanza y simplemente pase a otro lugar”.

Mundo Cristiano

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...