El Espíritu Santo

0
2229

 

nowe-celebra-el-orgullo-gay-2011-L-0GwEOrCuando una persona nace de nuevo al creer y recibir a Jesucristo (Juan 1: 12-13; Juan 3: 3-21), Dios reside en esa persona a través del Espíritu Santo (1 Corintios 3:16). Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo Y todos los atributos divinos adscritos al Padre y al Hijo, igualmente se le atribuye al Espíritu Santo).

Después de que Jesús resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo (Hechos 2). Jesús dijo a sus apóstoles …

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros no os dejaré huérfanos;. Yo vendré a vosotros “(Juan 14: 16-18).

¿Qué hace el Espíritu Santo?

En este estudio, vamos a cubrir cuatro cosas que hace el Espíritu Santo:

1) El Espíritu Santo revela la voluntad de Dios
2) El Espíritu Santo aplica la salvación
3) El Espíritu Santo mora en nosotros
4) El Espíritu Santo nos da Dones Espirituales

1) El Espíritu Santo revela la voluntad de Dios

El Espíritu Santo “convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio” Juan 16: 8. En otras palabras, el Espíritu nos muestran que somos pecadores, separados de Dios, y que el perdón se encuentra a través de Cristo.

Una función primordial del Espíritu Santo es que Él da “testimonio” de Jesucristo (Juan 15:26, 16:14). Él le dice a los corazones de la gente sobre la verdad de Jesucristo.  Jesús dijo …

“El Consolador, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:26)

En el Antiguo Testamento Él convence a través de los profetas. 2 Pedro 1:21 nos dice “hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Y en Efesios 4:11 vemos que Él convence a través de muchos “evangelistas, pastores y maestros” quienes fueron constituidos por Él.

1 Corintios 2, El Espíritu revela la voluntad de Dios abriéndonos el corazón a las verdades espirituales. Esto nos da la capacidad tanto de entender y responder al llamado de Dios.

Así que el Espíritu Santo nos revela la voluntad de Dios para el hombre mediante el uso de mensajeros que fielmente proclaman Su Palabra, dándonos la capacidad de entender su mensaje.

2) El Espíritu Santo aplica la salvación

1 Corintios 6:11 nos dice que hemos sido “lavados, santificados y justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios.”

El Espíritu nos ha dado la capacidad de comprender el Evangelio, Él nos lava de nuestros pecados una vez que respondemos. 

Entonces estamos justificados, o declarados inocentes del pecado. Esto se hace cuando el Espíritu toma el perfecto sacrificio de Cristo y lo acredita a nuestra cuenta. 

3) El Espíritu Santo mora en nosotros

Esta es el área donde vemos una diferencia interesante entre cómo el Espíritu trabajó en el Antiguo y Nuevo Testamento.

En el Antiguo Testamento dice; Éxodo 25: 8 “Y me harán un santuario, y yo habitaré en medio de ellos.”

De nuevo en Deuteronomio 12: 5: “Buscarás el lugar donde el SEÑOR tu Dios escoja, de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su morada; y no has de ir “.

Y de nuevo en 1 Reyes 08:13, donde Salomón, después de la construcción del templo, dice: “Yo he edificado una casa sublime, y un lugar para que sean habitadas para siempre.”

Ahora compara eso con la morada del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento. Jesús dice en Juan 14: 17-18, “El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; Yo vendré a vosotros “.

De nuevo en 2 Cor 3:16, dice: “¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?”

Y de nuevo en Efesios 1: 13-14, dice: “Fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia.”

La esperanza del creyente del Antiguo Testamento estaba en el hecho de que Dios estaba “allí” en el Templo. Pero sólo podía llegar tan cerca, debido a las restricciones de la Ley y su presencia era limita a Israel. Pero la esperanza del creyente del Nuevo Testamento y para nosotros hoy en día radica en el hecho de que Dios habita “en nosotros”.

Somos “parte del cuerpo de Cristo”, que se compone de personas de las naciones, tribus y lenguas. El creyente del Antiguo Testamento se limitaba a lo cerca que llegó a Dios. Pero a través de Cristo podemos acercarnos “confiadamente al trono de la gracia.” Él ha prometido que nunca “nos dejará ni nos abandonará” y su presencia continua garantiza nuestra salvación.

4) El Espíritu Santo nos da Dones Espirituales

Esta es otra área en la que vemos una interesante diferencia de la obra del Espíritu Santo entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

En el Antiguo Testamento el Espíritu Santo llego a morar en los creyentes y les dio regalos sólo en ocasiones especiales. Pero la morada no fue siempre permanente, como lo vemos en 1 Samuel 16:14 cuando “el Espíritu de Jehová se apartó de Saúl” una y otra vez en Jueces 16:20 cuando Sansón “no sabía que el Señor lo había apartado de él.”

Además, el Espíritu Santo sólo dio dones a ciertas personas para tareas específicas. Por ejemplo en Números 11 Moisés se les da el Espíritu Santo para gobernar al pueblo. O en Génesis 41, donde se dice a José que tiene el Espíritu de Dios dentro de él debido a su habilidad para interpretar los sueños.

Ahora vamos a comparar cómo el Espíritu Santo da dones en el Nuevo Testamento y hoy en la actualidad.

Todos los creyentes nacidos de nuevo tienen ahora el Espíritu Santo, Efesios 1:13 nos dice: “y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promes.”

El Espíritu Santo nos da el don de permitir llevar a cabo las “buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para nosotros” y producir los frutos del Espíritu que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio.

El Espíritu Santo vive dentro del creyente en 1 Corintios 6:19, de aquellos que han nacido de nuevo y han dejado al lado su naturaleza pecaminosa. 1 Corintios 12:13, nos ayuda a entender la Biblia en 1 Corintios 2: 9-13, nos guía en Romanos 8:14, fortalece nuestra fe, Efesios 3: 16-19, y sirve como la garantía de nuestra salvación, Efesios 1: 13-14.

Volver a la Pagina de Inicio: Tiemposprofeticos.org 

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...