Francisco remplaza al Espíritu santo por el “ángel de la guarda”

0
1217

10704177_849306728436498_3178019626878925707_n

La biblia nunca dice que los cristianos debemos confiar en los ángeles. 

 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.” Gálatas 1: 8

El líder de la  iglesia católica Francisco, ha vuelto a repetir la blasfemia que siempre la iglesia ha creído, y es remplazar al Espíritu Santo por el “ángel de la guardia”, dijo que debemos “confiar en nuestros ángeles de la guarda” para que nos guíe en cada aspecto de nuestras vidas. Eso va en directa oposición a la clara enseñanza de la Biblia que cuando dice que el Espíritu Santo es nuestro consolador y nuestro guía. 

“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” Juan 14:26

“Pero cuando el Espíritu de verdad venga, Él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber las cosas que han de venir.” Juan 16:13

Esta tontería de “ángeles de la guarda” no es cosa nueva, La iglesia siempre ha hecho lo posible para conseguir que usted deposite su confianza en otra cosa fuera de Jesús y de su voluntad.

De acuerdo con la revista Católica CNA, en la Ciudad del Vaticano, 02 de octubre 2014 / 7:37 am, En la homilía de la fiesta de los Santos Ángeles Custodios, Francisco dijo a los que participaban de la misa diaria, que tenemos que ser como los niños que prestan atención a su “compañero de viaje”.

“De acuerdo con la tradición de la Iglesia, cada uno de nosotros tiene un ángel de la guarda que nos protege y nos ayuda a tomar conciencia de las cosas, dijo el Papa en la residencia Santa Marta el 2 de octubre. Muchas veces, tenemos la sensación de que “tengo que hacer esto, esto no está bien, y la voz de nuestro “ángel de la guardia” nos dice “ten cuidado”.

Dijo que nuestro “ángel de la guarda” lo “llevarnos” a lo largo de toda nuestra vida, por eso debemos “escuchar su voz, no revelarnos contra él.” “Sigamos su consejo”.

Al concluir su homilía, Francisco lanzó la siguiente pregunta:“¿Cómo es la relación con mi ángel de la guardia? ¿Lo escucho? ¿Le digo bueno días por la mañana? ¿Le digo ‘cuídame durante el sueño’? ¿Hablo con él? ¿Le pido consejo?”.

 

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...