Los árabes en la Profecía, Destinados para la esperanza o la desesperación

0
1442

99120a-0001-08_edit__lightbox169

El pueblo árabe a menudo parece ser ignorado en la profecía. Las Escrituras proféticas se centran en el pueblo judío, ya que son el pueblo elegido de Dios. Pero esto no significa que los árabes son ignorados.

El principio judío

El eterno Dios eligió a los Judíos para dar al mundo las Escrituras, y fue a través de los Judíos que Él presentó el Mesías.

Los Judíos también sirven como reloj profético de Dios, porque Él señala los eventos futuros en su historia como la clave para la sincronización de otros eventos importantes. (Por ejemplo, Jesús dijo que regresaría en un momento en que los Judíos vuelvan a Jerusalén. Véase Lucas 21:24)’

Si Dios fuera otro “dios”, dejara abandonado a su pueblo. Pero Dios nunca reemplazará su pueblo por nadie. 

La Biblia dice que el pueblo judío continuará sirviendo como el pueblo elegido en el futuro. Cuando Jesús vuelva, Él establecerá la nación principal del mundo (Isaías 60 y 62). Durante el reinado milenario del Señor, la nación judía será un canal de bendiciones a todo el mundo (Zacarías 8:23).

Esto no significa que Dios no tiene bendiciones para los pueblos árabes multitudinarios. Dios les ha dado grandes bendiciones en el pasado, y Él tiene grandes bendiciones reservadas para ellos en el futuro.

Identidad Árabe

Antes que todo vamos a considerar en primer lugar la identidad de los pueblos árabes. ¿Quiénes son?

Muchos creen que la identidad árabe está determinada por la religión – que si usted es un musulmán, entonces usted es un árabe. Eso no es cierto.

Una de las naciones con mayor población musulmana del mundo es Indonesia, una nación insular en el sudeste de Asia. Los indonesios no son árabes. Son los malayos. Del mismo modo, la nación de Irán se compone de los musulmanes, pero no son árabes. Ellos son persas.

También hay árabes cristianos regados por todo el Oriente Medio. En Israel, la ciudad de Belén es una ciudad árabe cristiana.

La identidad árabe no está determinada por la religión. La mayoría de los árabes son musulmanes, pero no todos; y todos los musulmanes ciertamente no son árabes. La Identidad árabe está determinada por la herencia étnica. Y lo asombroso es que todos los árabes  como todos los Judíos son descendientes de la familia de Abraham! Eso significa que el conflicto árabe-israelí es una disputa familiar, las más antigua y más intensa en la historia.

Orígenes árabes

Todo comenzó cuando Abraham estando ya viejo nunca perdió la esperanza de que Dios le daría un heredero. 

Estando Sarah y Abraham ya muy mayores sin un niño, decidieron sobrepasarse a Dios, Tomando a Agar, la sierva egipcia de su esposa para que le diera un hijo a Abraham. El niño nacido de esa unión fue nombrado Ismael. Dios dejó claro que Ismael no sería el hijo de la promesa por medio del cual todo el mundo sería bendecido (Génesis 17: 20-21), pero Dios hizo algunas grandes promesas a la madre de Ismael.

Dios prometió que Él haría Ismael fructífera y multiplicaría sus descendientes en extremo, haciendo de él una “gran nación” (Génesis 17:20). También le dio a los descendientes de Ismael la tierra al este de Canaán (Génesis 16:12).

Dios ha sido fiel a estas promesas. Hoy en día hay 21 naciones árabes con una población combinada de 175 millones de personas. Los árabes ocupan una superficie total de 5,3 millones de kilómetros cuadrados de tierras ricas en petróleo.

Por el contrario, sólo hay un estado judío con una población de 4 millones de personas que se apretó en sólo 8.000 kilómetros cuadrados. Eso es una relación de población de 43 a 1 y una proporción de tierras de 662 a 1 Los árabes realmente han sido bendecidos.

Las Tribus árabes

Ismael tomó una esposa egipcia (Génesis 21:21) y se convirtió en el padre de 12 tribus que se enumeran en Génesis 25: 12-16. Estas tribus se convertirían en el núcleo de los pueblos árabes, un pueblo con una mezcla de sangre semítica y egipcia.

Otras tribus árabes remontan su origen a los seis hijos de Abraham que le nacieron de su segunda esposa, Cetura. Se enumeran en Génesis 25: 1-4. Por último, algunas tribus árabes iban a emerger de los descendientes de Esaú, el hermano gemelo de Jacob que engendró las 12 tribus de Israel.

Todas las tribus árabes se han caracterizado históricamente por su naturaleza impulsiva y violenta. Ellos han participado en un sinfín de guerras entre ellos mismos y contra ambos Judíos y cristianos.

Es interesante observar que su naturaleza volátil es un cumplimiento de la profecía. Dios le dijo a Agar que su hijo, Ismael, sería Y él será hombre fiero y que su mano será contra todos, (Génesis 16:12).

Los árabes en las Profecías

25112012-a7502Veamos ahora lo que la Biblia profetiza sobre los pueblos árabes. En primer lugar, dice que reclamarán la tierra de Israel que Dios dio a sus hermanos, los Judíos. (Ezequiel 35: 5,10; 36: 2,5).

Esta profecía se ha cumplido en este siglo. Durante 2.000 años, los Judíos fueron dispersados ​​de la tierra que Dios les dio, y durante ese largo período de tiempo nunca hubo un estado árabe en el área que el mundo llamó Palestina. Los árabes que vivían en la tierra se consideraban a sí mismos sirios. No tenían conciencia como palestinos, y nunca se hizo ningún esfuerzo para crear un Estado palestino.

Cuando los Judíos comenzaron a regresar en este siglo, los árabes alegremente les vendieron los terrenos a precios inflados porque se los consideraba sin valor. Fue la primera guerra mundial que cambió el punto de vista de árabes. La guerra dio lugar a que la tierra de Palestina sea transferida de los turcos a los británicos, y los británicos inmediatamente proclamaron para que sea una patria para los Judíos. De repente, los árabes se enfrentaron con la perspectiva de un estado judío, y comenzaron a cavar en sus talones, alegando la tierra como propia.

Los británicos cedieron a la presión árabe, y en 1922 le dieron dos terceras partes de Palestina a los árabes, creando al estado de Jordania. Esto fue territorio que habían prometido para los judíos. Pero esta acción no satisfizo el apetito árabe. Quisieron toda la tierra que Dios había dado a los judíos, y todavía lo codician hasta el día de hoy, tal como fue profetizado.

Los Juicios de Dios para los árabes

97cd14493a8bb5997f31963fc8376d58La Biblia profetiza que Dios derramará juicio sobre las naciones árabes en los últimos tiempos por su hostilidad hacia los Judíos y su intento de reclamar la patria judía como propio.

Considere Joel 3:19, por ejemplo. Este pasaje tiene un contexto del tiempo fina, y en ese contexto dice, Egipto será destruido, y Edom será vuelto en desierto asolado, por la injuria hecha a los hijos de Judá; porque derramaron en su tierra sangre inocente.

Tenga en cuenta que Edom se utiliza a menudo como un término simbólico para todos los pueblos árabes, así como para Israel se usa como un término para todas las tribus judías. Ezequiel dice que “todo Edom” será tratado en los últimos tiempos debido a su odio contra los Judios, y el resultado será desolación (Ezequiel 35: 10-11,15). El libro de Abdías profetiza un destino similar para Edom en “el día del Señor” (Abdías 15-18).

Promesas de Dios para los árabes

Pero el futuro para los árabes no es todo sombrío. Ellos deben sufrir por sus pecados al igual que el pueblo judío sufrirá durante la Tribulación. Y, al igual que los Judíos, un remanente de los árabes se volverán al único y verdadero Dios (Jeremías 12: 14-17).

La profecía más notable en relación con la futura salvación de un remanente árabe está contenida en Isaías 19: 16-25. Isaías dice que cuando el Señor golpea Egipto y Asiria, se volverán a Él y Él tendrá compasión de ellos y los va a “curar”. Isaías luego presenta un panorama increíble de Egipto, Asiria e Israel viviendo juntos en paz, adorando al mismo Dios !

Otra profecía notable concierne a los árabes que vivirán en la tierra de Israel, después de que el Señor regrese. Esta profecía se refiere al hecho de que el territorio de Israel será ampliado en gran medida cuando Jesús regrese, incorporando muchas de las naciones árabes que existen en la actualidad. (Las fronteras ampliadas considerablemente de Israel durante el Milenio se detallan en Ezequiel 47: 15-20.) Asombrosamente, Ezequiel dice que los árabes que vivan en Israel en ese tiempo se le “asignara una herencia” de la tierra junto con las tribus de Israel ! (Ver Ezequiel 47: 21-23 e Isaías 14: 1-2.)

Un Dios Imparcial

No hay parcialidad con Dios (Romanos 2:11). Eligió los Judíos, no para ser un repositorio de Sus bendiciones, sino para ser un vehículo por medio del cual Él  bendecirá a todas las naciones del mundo, incluyendo a los árabes. Pero el requisito fundamental para recibir las bendiciones de Dios – tanto Judío y árabe, así como todas las personas – es aceptar el regalo del amor de Dios en Jesús al recibirlo a él como el Mesías.

Cuando veo la gracia de Dios para con los pueblos árabes, me acuerdo de lo que Pablo escribió cuando consideró la gracia de Dios para con sus hermanos judíos: !!Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! !!Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!“(Romanos 11:33).

Tenga en cuenta que la gracia increíble que Dios está mostrando hacia los árabes y los Judíos está disponible para usted. El mensaje de los tratos de Dios con los descendientes físicos de Abraham nos deja saber que no hay pecado tan grande y oscuro que se puede separar del amor de Dios que Él ha manifestado en Jesús.

“Dios ahora manda a los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30).

Por el Dr. David R. Reagan

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...