Propietario canadiense pagará multa de $12 mil por usar zapatos en casa de musulmanes

0
444

Un propietario canadiense fue multado con $ 12,000 por no quitarse los zapatos al entrar en la casa de un inquilino musulmán, informa CBN News.

“Me humillaron, me hicieron sentir que no tengo derechos, me hicieron sentir que no soy querido en la sociedad”, dijo el propietario John Alabi al Toronto Sun. Me siento impotente.

En diciembre pasado, Alabi decidió alquilar su casa a Walid Madkour y Heba Islmail, una pareja musulmana nacida en Egipto. Después de sólo dos meses decidieron mudarse.

Alabi empezó a mostrar su habitación a potenciales inquilinos, pero se sorprendió cuando fue repentinamente perseguido por el Tribunal de Derechos Humanos de Ontario.

La pareja dijo que violó sus creencias religiosas al no quitarse los zapatos al entrar en la casa.

Es habitual que los musulmanes se quiten los zapatos al entrar en su casa, especialmente en las habitaciones donde rezan.

El tribunal también dijo que Alabi “creó un ambiente de vivienda envenenado” y tiene que pagarles $ 6,000 a cada uno.

Alabi dijo al Toronto Sun que la pareja nunca se quejó cuando usó sus zapatos en la casa para hacer reparaciones, y presentó su última queja ocho meses después de que sucediera.

“He sido víctima”, dijo Alabi. “Ellos están usando su religión para victimizarme”.

No todo el mundo es comprensivo con Alabi.

Jo-Anne Pickel, que trabajó en el tribunal, dijo que los inquilinos musulmanes no estaban tratando de forzar su religión a nadie. En su lugar, ella argumenta que estaban pidiendo a Alabi que respetara su fe.

“Desafortunadamente, los intentos de los musulmanes de practicar su fe han sido cada vez más interpretados como un intento de imponer su modo de vida a otros”, escribió Pickel.

Alabi llegó a Canadá hace años desde Nigeria con la esperanza de construir una vida mejor. Nunca esperó que su país adoptivo lo castigara por una violación de los derechos humanos.

“Sólo veo a todos como seres humanos como yo, por eso los tomé”, dice. “Nos llevamos bien, ¿y entonces de repente soy racista?”

Alabi alquila la suite para ayudar a pagar las facturas y dice que no está seguro de cómo va pagar el dinero de las multas.

“No tengo el dinero, trabajo muy duro, si entran en mi cuenta bancaria en este momento, no tengo $ 12,000 allí”.

Nota: Si las cosas en Canadá siguen marchando de esa manera, pronto se aplicará la Ley Sharia y podría expandirse en América y todo Europa.

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...