¿Quién es la novia de Cristo?

0
9984

10959314_1062159153800131_6378496919203489174_n

La novia de Cristo (la verdadera iglesia) se caracteriza por su preocupación por la prometida aparición del Esposo (Cristo). Después de todo, ¿Cual novia no estaría preocupada el día de su boda? Los síntomas de preocupación incluyen: inquietud de no estar lista en el presente, junto con un sentimiento de expectativa y el anhelo de que Cristo venga.

La novia de Cristo exhibirá fidelidad en su vida diaria, porque su objetivo es ser bella para el Rey, que no tuviese mancha, ni arruga. Ella se reconoce fácilmente por su corazón de quebrantamiento y gratitud, así como su acción de gracias y alabanza continua para el Rey, quien fue escogida sin merecerlo y Él se humillo así mismo, sufriendo una muerte agonizante para hacerla suya. Ella no se olvida ni toma a la ligera el costo de su salvación.

También se caracteriza por su manera de pensar: El punto de enfoque en la celebración de la boda, por la que no escatima esfuerzos ni gastos, para garantizar que todos los miembros de su círculo de influencia hayan sido contactado y hayan respondido a la RSVP(invitación) que se le envió. La novia poseerá el aspecto y la conversación obsesiva de quien está locamente enamorada. Ella va a pasar horas, las cuales le parecerá minutos, escondida en una conversación íntima con ÉL que ella ama.

Ese lugar íntimo es donde el esposo confía en ella, y le asegura de su amor y fidelidad. Es también el lugar donde Él revela su corazón y los secretos de su reino venidero. Por lo tanto, con gran comprensión, la novia discierne los signos del día de la boda, que es cuando este cerca la consumación de la salvación.

Mi punto es el siguiente: La verdadera iglesia que es la novia de Cristo, nunca estará distraída, siempre estará enfocada en los asuntos del Reino: Preparándose, Trabajando, Esperando y velando por ese día glorioso, cuando el Rey regrese a llevarla al lugar que Él ha preparado para ella, tal como lo prometió.

Ahora, yo le pregunto a mis consiervos: ¿Qué otra cosa en esta vida, posiblemente, podría ser más importante que eso (Juan 14: 1-3; 12: 25-26; 17:24)?

Juan 14:1-3 “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.”

Según Hebreos 9:28, ¿A quienes son los que Jesús salvará? Tito 2: 11-14; 1 Pedro 1: 3-9.

Heb 9:28 “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

Según 2 Timoteo 4: 8 ¿A quien se le otorgará la corona de justicia?

2 Tim 4:8 “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Ver también Romanos 8: 14-25; 2 Pedro 3: 10-14.

Rom 8: 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;

21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;

23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

“Sí, vengo pronto.” Amén, ven Señor Jesús.

Contribución y escrito por Harry Oliver. 

Si te gusto, compártelo!… Entra aquí para leer más temas tiemposprofeticos.org

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...