1600 privados de libertad reciben a Cristo en una cárcel de El Salvador

0
3254

En el recinto penitenciario de San Francisco Gotera en Morazán, cientos de hombres se reúnen diariamente para leer la biblia, orar y entonar alabanzas a Dios.

Las personas mas violentas y sanguinarias, que están en prisión por cometer los delitos mas atroces, forman parte de las 1600 personas que decidieron recibir a Cristo en su vida e iniciar su conversión al cristianismo.

La mayoría han sido condenados por asesinato, violación o extorsión. Ahora se sientan en el suelo en filas, sosteniendo sus Biblias. 1.600 prisioneros están confinados en una prisión que fue diseñada para solo 200.

Durante el culto, se pueden escuchar canciones ya que se cuenta con un grupo de alabanzas con guitarras, bajos y percusión.

Lo interesante de este caso, es que entre esos 1600 prisioneros, hay personas que en un momento llegaron a ser grandes rivales, o pandillas enteras que vivían en guerra por el control de una zona específica. Sin embargo, todas esas cosas quedaron en el olvido.

Un artículo en el diario “El País”, relata como la cárcel ha sido transformada gracias a la Biblia. Según las declaraciones, los privados de libertad se tratan amablemente y mantienen limpio todo el lugar.

Este crecimiento inició hace unos pocos años, cuando un grupo de prisioneros decidió reunirse en privado para orar y leer juntos la biblia. Posteriormente, fueron predicando y convenciendo a los demás para que se unieran a su grupo. Y así, el día de hoy hay ya 1600 personas que han recibido a Cristo y que se congregan todas las mañanas a leer su palabra.

Deja un comentario