En china continúan los abortos forzados por respeto a la “Política de Dos Hijos”

0
672

Debido a la sobre población en China, para el año 1979, entró en vigencia la conocida “Política de un Hijo“. Con esta medida, se buscaba limitar la capacidad reproductiva de las parejas chinas, para así garantizar una disminución y mayor control de la población en el país asiático.

Se calcula que gracias a esta medida, se evitó el nacimiento de al menos 400 millones de niños. Sin embargo, la cifra aún está en debate.

Cuando la población china se acercaba a 1.000 millones a fines de los 1970, el gobierno se mostró preocupado por el efecto que esto podría tener en sus ambiciosos planes de crecimiento económico.

Junto con esta medida, también entraron en vigencia algunos incentivos financieros para quienes cumplieran las normas, así como una mayor educación sexual para evitar el embarazo en las mujeres. Además, en algunos casos, se practicaron abortos forzados y esterilizaciones masivas a las mujeres que pese a las reglas, decidían tener hijos.

Para el año 2013, las reglas cambiaron un poco. El Partido Comunista Chino permitió a las parejas tener un segundo hijo si alguno de los padres era hijo único, pero menos parejas de las que esperaba comenzaron a hacerlo.

A pesar de que ya se permitía abiertamente tener dos hijos, aún seguían practicándose arbitrariedades contra aquellos padres que tenían mas de dos hijos.

Tal es el caso, que autoridades del Partido Comunista Chino, ha practicado un aborto por la fuerza al tercer hijo de una mujer, según los informes de NPR y Radio Free Europe.

La víctima fue una mujer perteneciente a una etnia Kazaja. Se trata de una viuda con dos hijos, que vivían en la región de Xinjiang.

La mujer, se casó con un ciudadano kazajo, que vive en Kazajstán, al otro lado de la frontera. La mujer aspiraba un cambio de ciudadanía, pero las autoridades le dijeron que, para cancelar su ciudadanía china y convertirse en ciudadana de Kazajstán, tendría que regresar a China y hacer la solicitud.

En este viaje de regreso, las autoridades chinas la invitaron al hospital para un “chequeo médico” de rutina. En dicho chequeo, descubrieron que estaba embarazada y exigieron un aborto, porque este tercer embarazo violó la política de Dos Hijos.

Después de varias amenazas y extorsiones, la mujer no encontró otra alternativa y se tuvo que realizar el aborto solo por no irrespetar la política de “dos hijos”.

Reggie Littlejohn, presidenta de Derechos de las mujeres sin fronteras , declaró: “El aborto forzado del tercer embarazo de esta mujer es una indignación. Demuestra que el partido comunista chino todavía funciona como “policía de útero”.

“Para evitar el desastre demográfico”, continuó Littlejohn, “China ha declarado que está considerando permitir que todas las parejas tengan tantos hijos como quieran. Este sería un gran paso en la dirección correcta, pero aún así dejaría abierto el aborto forzado de mujeres solteras. La nueva regla debe establecer que todas las mujeres pueden tener tantos hijos como quieran”.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario