¿Es María una corredentora / mediadora?

0
14528

10660385_831970140170157_825644696272867707_n

Algunos católicos ven a María como corredentora o una mediadora que desempeña un papel clave en la salvación de la humanidad. El termino Corredentora viene siendo un redentor femenino. En el catolicismo, hay un dogma mariano que los católicos están obligados a aceptar:

(1) María participa de la redención con Jesucristo.

(2) La gracia se concede por Jesús sólo a través de la intercesión de María.

(3) Todas las oraciones de los fieles debe fluir a través María, que los trae a la atención de su Hijo. 

El nombrar a María “Corredentora”, la pone en un mismo nivel con Jesucristo, el Hijo Divino de Dios, haciéndola como una cuarta persona de la Trinidad, una diosa o casi divina diosa, lo cual es una blasfemia para cualquier Cristiano verdadero.

La creencia en María como corredentora es una de las otras falsas enseñanzas católicas actuales sobre María, como también la doctrina de su virginidad perpetua, que nunca tuvo relaciones sexuales con su marido, José; que nunca tuvo otros hijos más que Jesús; y que ella no tenía pecado y ascendió al cielo. Estas enseñanzas, la Biblia la contradice directamente.

La idea de que María es una corredentora o Mediadora contradice 1 Timoteo 2: 5, que dice: “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús.” Jesús es el Mediador. No hay mediador entre el hombre y Jesús. Jesús mismo mora en los creyentes; por lo tanto, no se requiere ninguna otra mediadora (Colosenses 1:27).

Jesús es el mediador perfecto y único entre el hombre y Dios, porque Él es el Hijo de Dios sin pecado. No hay Escritura alguna para respaldar la afirmación de la impecabilidad de María o de su asunción al cielo. Este dogma fue aceptado como resultado de la proclamación papal. En las narraciones bíblicas, María es representada como una joven humilde y sumisa, fiel a Dios. Que se dejo usar por Dios (Lucas 1: 46-55)De hecho, en su Magníficat, María dice: “Mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador” (versículo 47). El hecho de María llamar a Dios su “Salvador” fue porque ella reconoció su necesidad de salvación. Al igual que el resto de nosotros, María necesitaba un Salvador, un Redentor.

Jesús mismo indicó que María no tiene ningún lugar especial en relación con la redención o la mediación: 

Mateo 12: 46-50  “Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. 47 Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. 48 Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? 49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.

Más tarde, a los pies de la cruz, María es una madre desconsolada. Ella no sufrió para la humanidad en su conjunto; ella claramente sufrió su propio dolor y el luto. Ella es una de las personas que recibió la salvación a través de Jesús, no contribuye a su obra. Aparece muy angustiada y debe ser cuidada por el apóstol Juan.

Después de la muerte y resurrección de Jesús, María era parte de la comunidad de creyentes que continuaron en oración y ruego, antes del Pentecostés (Hechos 1:14). María es “bendita entre las mujeres” (Lucas 01:42), porque ella era la madre terrenal del Mesías. Pero ella no es divina y no puede ser vista como parte de la Trinidad. Ella no nos redime del pecado y no puede ser parte del proceso de redención.

Con Información de www.gotquestions.org

Deja un comentario
Compartir
Artículo anteriorOcho muertos y cinco heridos tras sismo en Cusco
Artículo siguienteVolcán en Japón deja al menos 36 muertes mortales y 63 heridos