Fuerzas Especiales del Estado de Israel llevaron a cabo misión secreta en la Franja de Gaza

0
736

La milicia de Hamás ha acusado al Ejército israelí de entrar en la franja para perpetrar un “asesinato selectivo”.

El nuevo repunte de la violencia se produce cuando aumentaban las esperanzas que se llegase a un acuerdo de alto el fuego de alta duración entre Israel y las milicias palestinas, en el que media El Cairo con apoyo de la ONU desde hace meses.

La semana pasada, Israel permitió la entrada en Gaza de 15 millones de dólares procedentes de una donación de Catar para hacer frente a los salarios de los funcionarios del enclave, y el siguiente viernes bajó el nivel de las protestas que se repiten desde hace siete meses en la frontera, donde han muerto en este periodo más de doscientos palestinos, tanto en las movilizaciones como en incidentes violentos.

La aparente calma que reinaba en Gaza en los últimos días ha saltado por los aires en la noche de este domingo tras una operación encubierta de Ejército de Israel en el sur de la Franja que ha causado la muerte de siete palestinos, entre ellos un alto jefe militar de Hamás.

El Ejército confirmó la muerte de uno de sus comandos infiltrados, un teniente coronel de operaciones especiales identificado solo con la letra M. Poco después se activaron las alarmas antiaéreas en poblaciones israelíes cercanas ante el lanzamiento desde el enclave costero de 17 cohetes, tres de los cuales fueron interceptados por el escudo antimisiles Cúpula de Hierro.

El incidente armado, el más grave registrado desde hace un mes entre ambas partes, pone en entredicho la consecución del acuerdo de tregua con Israel en Gaza en el que estaban mediando Egipto y Naciones Unidas.

Un portavoz del Ejército israelí se limitó a informar en un primer momento de que se había producido un intercambio de disparos en torno a las 21.30 horas durante una operación militar en Jan Yunes, al suroeste de la Franja. Posteriormente confirmó la muerte del oficial de los comandos, así como que otro de los militares había resultado herido en la operación. La misma fuente militar negó que se hubiese tratado de un asesinato selectivo o un intento de secuestro del jefe militar de Hamás, dando a entender que los comandos encubiertos estaban llevando a cabo una misión de inteligencia tras las líneas enemigas cuando fueron descubiertos.

Fuentes de Hamás dieron una versión bien distinta. Según su información, la unidad encubierta israelí había penetrado en territorio palestino en un vehículo civil abrió fuego contra el grupo en el que se encontraba Nur Baraka, de 37 años, comandante de la fuerza de élite responsable de construcción de túneles de las Brigadas Ezedin Al Qasam, el brazo armado del movimiento islamista que gobierna de facto en el Gaza desde 2007. Tras la muerte de su jefe, milicianos de Hamás atacaron al comando infiltrado israelí, que tuvo que retirarse bajo intensa protección aérea. Los aviones israelíes dispararon más de 40 misiles en una amplia zona, causando la muerte de cuatro uniformados islamistas y de dos civiles.

Las autoridades de Gaza han decretado el estado de máxima de alerta. Las Fuerzas Armadas israelíes han pedido a la población de las localidades próximas que se mantenga cerca de los refugios antiaéreos.

La radio israelí ha informado de un masivo despliegue de refuerzos con carros de combate y del intenso sobrevuelo de helicópteros y cazas. Al menos tres de los 17 cohetes lanzados desde la Franja fueron interceptados por el escudo antimisiles Cúpula de Hierro.

 

Deja un comentario