Gigantesca burbuja de magma bajo una ciudad está desafiando a los geólogos

0
1269
Vermont, Nueva Inglaterra. Esta apacible zona se creía geológicamente inactiva pero tiene una columna de rocas calientes que buscan salir a la superficie (Foto de archivo -Wikimedia)

En el suelo del noreste de Estados Unidos, geólogos encontraron una zona habitada donde las calientes rocas del manto están formando una columna hacia la superficie terrestre.

Lo que sorprende es que donde se hizo el hallazgo es en Nueva Inglaterra,al noreste del país, donde no hay volcanes y los terremotos no son muy conocidos. El descubrimiento -según los autores- abre las puertas a una investigación pionera del tema, que desafía los conceptos básicos de la geología, tal como se enseña hoy en los libros.

La columna de roca caliente se localizó bajo el centro de Vermont -ciudad de más de 600.000 habitantes- al oeste de New Hampshire y el oeste de Massachusetts. Se hizo utilizando datos del programa de estudios EarthScope.

La burbuja tiene tamaño de 400 kilómetros y su temperatura supera la de su alrededor en cientos de grados.

Foto: Mapa de la velocidad de las ondas sísmicas a una profundidad de 195 kilómetros (121 millas) de la placa tectónica de América del Norte. Los colores cálidos indicaban menor velocidad de las ondas, lo que implica que la roca en esas regiones es menos densa, más cálida, que asciende hacia la superficie. El hallazgo de la región cálida, probablemente se debe al flujo de rocas calientes. (Vadim Levin / Rutgers-Nueva Brunswick)

Lo sorprendente fue encontrar que al menos en un lugar, el magma parece estar brotando a la superficie, sin demostrar señales externas aún. Su proceso natural será derivar en una erupción, pero esto no significa que los residentes de Vermont deban preocuparse antes que transcurran miles de años.

Foto: Magma que se desplaza por la superficie (Imagen ilustrativa de Wikimedia).Nuevo estudio descubre zonas calientes de magma cerca de la superficie donde no hay volcanes ni terremotos en el noreste de EE.UU.

“Seguramente todavía no es tiempo de ello”, dice Levin. “Veamos en 50 millones de años más qué sucede”. Según sus previsiones, falta mucho para que la lava brote hacia la superficie, por lo que los residentes no deberían preocuparse.

No es parecido a Yellowstone, pero es un pariente lejano en el sentido de que es relativamente pequeño”, agregó.

La siguiente imagen muestra las gigantescas reservas de magma caliente bajo el parque Yelowstone, EE.UU.

Foto: Yellowstone y sus dos grandes reservas de magma. (U Utah)

El geólogo relató que “el borde atlántico de América del Norte no ha experimentado intensa actividad geológica durante casi 200 millones de años”. Está clasificado como un área en un período de “margen pasivo”, donde se pensaba que la pérdida de calor debía estar ocurriendo dentro de la Tierra, y no con erupciones volcánicas.

Este sorprendente hallazgo en una zona “geológicamente tranquila”, fue totalmente inesperado.

El siguiente paso es tratar de entender cómo exactamente está sucediendo esto“, dijo Levin.

“Nuestro estudio desafía la noción establecida de cómo se comportan los continentes en los que vivimos”, dijo Levin.

El que exista una bomba de tiempo bajo una ciudad, aunque no explote en cientos de miles de años, “es una señal de que puede ser el tiempo de repensar la geología de la región”, dicen los autores.

Foto: Vermont,Woodstock. Nueva Inglaterra. (Wikimedia)

¿Otras columnas de magma?

Se cree que otras columnas de rocas calientes haciéndose un camino hacia la superficie, “pueden presentarse en otra parte”, ya que las conclusiones del estudio se basaron solo en las observaciones sísmicas disponibles.

La investigación fue publicada en la revista Geology, incluye el trabajo de los coautores Yiran Li y Peter Skryzalin, quienes hicieron su investigación junto a investigadores de la Universidad de Yale.

Para sus hallazgos, los investigadores aprovecharon la instalaciones de miles de dispositivos sísmicos por todo EE.UU., puestos a 46,6 millas de distancia, como parte de un programa de investigación llamado EarthScope, que buscaba revelar la estructura y evolución del continente norteamericano, además de los procesos que causan los terremotos y erupciones volcánicas.

Los científicos estaban estudiando las ondas sísmicas de la parte superior del caliente manto de la Tierra -la litosfera.

“Queríamos ver cómo América del Norte se desliza sobre las partes más profundas de nuestro planeta. Es una región muy grande y relativamente estable”, explicó el científico.

Bajo Nueva Inglaterra aparecieron en el mapa zonas menos rocosas donde se supone que la roca está más caliente. Ahí las ondas sísmicas se mueven más lentamente.

También observaron patrones de onda que sugieren deformaciones en la roca misma.

Esto puede estar replicándose en muchas otras partes del planeta.

Deja un comentario
Compartir
Artículo anteriorLos políticos israelíes piden a Obama que pierda el Premio Nobel de la Paz después del informe de Hezbolá
Artículo siguientePastores acusados ​​de fraude de $ 1.2 millones