Jesús pagó por nuestros pecados

0
10388

Algunos de los predicadores más famosos del mundo han inundado el mundo con sus falsas enseñanzas sobre la muerte física de Jesús, ya que afirman que Jesús no pagó por nuestros pecados al morir físicamente en la cruz del calvario. Declaran que cualquiera de los profetas podían haber hecho lo mismo (morir en una cruz por los pecados de toda la humanidad), si ciertamente morir en una cruz quita los pecados de la humanidad. Estas personas necesitan saber algo: Jesús no era un hombre ordinario. Dejan la divinidad de Cristo a un lado. A diferencia de cualquier otro hombre: Él nació de una virgen; Dios es su Padre; Él es el Hijo unigénito de Dios; Él era “Dios manifestado en carne” 1 Tim 3:16, y Jesús es el tercer miembro de la Trinidad.

Pecados

¿Qué dice la Biblia sobre Jesús y el precio por nuestros pecados?

Juan 1:29: El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Juan 6:51: Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

Romanos 5:10-11: Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

1 Corintios 15:3: Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras.

Gálatas 1:7: No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

Jesús es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. NO HAY OTROS SACRIFICIOS PARA QUITAR LOS PECADOS.

Gálatas 5:11: Y yo, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué padezco persecución todavía? En tal caso se ha quitado el tropiezo de la cruz.

Gálatas 6:12: Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer persecución a causa de la cruz de Cristo.

Gálatas 6:14: Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.

Efesios 2:16: Y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.

Filipenses 2:8: Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Filipenses 3:18: Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo.

Colosenses 1:20: Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Colosenses 2:14-15: Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Hebreos 9:14-15:  ¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

Hebreos 10:10-12: En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.

Hebreos 10:19-20: Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne.

Hebreos 12:2-3: Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

Isaías 53:5: Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Apocalipsis 13:8: Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

No adoramos la cruz. PORQUE LA CRUZ EN SÍ MISMA NO TIENE PODER. LA CRUZ EN SÍ MISMA NO SALVA. Lo que hacemos es dar gracias a Dios por la obra de REDENCIÓN y expiación que Jesús hizo en la cruz para salvarnos de nuestros pecados y darnos vida eterna.

ES IMPOSIBLE SER SALVO SI NO creemos que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados.

La Biblia es clara, aunque muchos argumenten lo contrario, nuestro Señor Jesucristo pagó el precio por nuestros pecados. ¡Sea su nombre bendito por los siglos de los siglos!

Deja un comentario