Los migrantes centroamericanos desafían a Donald Trump y llegan a la frontera

0
1208

La caravana migrante que salió hace un mes de Honduras, siguió acelerando vertiginosamente su paso para alcanzar la frontera con Estados Unidos, hacia donde incluso cruzaron unos pocos centroamericanos, en abierto desafío al gobierno de Donald Trump. 

Un primer grupo de la multitudinaria caravana ya llegó a la ciudad de Tijuana, en la frontera entre México y Estados Unidos. Allí durmieron en albergues abarrotados y en carpas desde donde veían a los agentes fronterizos estadounidenses armados. Muchos planean esperar a que lleguen los demás antes de dar sus próximos pasos.

Cientos de migrantes llegaron en ómnibus a Tijuana desde el martes, ocupando el poco espacio disponible en los albergues de la ciudad o instalándose en una plaza frente al mar, ubicada entre una vieja plaza de toros y la cerca fronteriza, sobre la que recientemente se instaló un alambrado de púas.

Algunos hombres desafiaron a los guardias y subieron el miércoles a lo alto de la valla para echar un vistazo al otro lado. Las mujeres y niños que dormían en las tiendas de la plaza podían ver a agentes fronterizos con uniformes de camuflaje y armas automáticas con el perfil de la ciudad estadounidense de San Diego de fondo.

El albergue Juventud 2000 hizo sitio para 15 mujeres y niños,llegando a casi 200 inquilinos, el doble de su capacidad. Otros fueron rechazados. Varias docenas de migrantes, en su mayoría hombres solteros, pasaron la noche en la playa dividida por el muro de barras metálicas que delimita la frontera.

Los primeros en arribar a Tijuana recibieron una cálida bienvenida de algunos habitantes, a pesar de que su sistema de refugios está saturado. Los migrantes hicieron fila para recibir comida mientras una cantidad de médicos atendieron a los que sufrían resfríos y otros padecimientos.

Aunque gran parte de los habitantes de Tijuana recibió con brazos abiertos a los viajeros, un centenar de vecinos de la zona de Playas se enfrentó el miércoles a la noche con algunos de los migrantes.

“¡Que no lleguen más, que no lleguen más!“, gritaron los habitantes, que afirman que la ciudad, en el noroeste de México, está saturada de migrantes y no tiene espacio para seguir recibiendo gente de la caravana que salió hace un mes de Honduras.

Los vecinos argumentaron, en declaraciones a periodistas, que la presencia de los migrantes en la zona del faro de la playa genera inseguridad y suciedad.

El enfrentamiento se dio entre los vecinos de Playas de Tijuana, una zona acomodada, y un centenar de migrantes centroamericanos que decidieron acampar en ese sitio, donde la reja fronteriza entre México y Estados Unidos se adentra en el mar.

Es el primer incidente de este tipo que se registra desde que los primeros migrantes de esta ola migratoria, en su mayoría hondureños, pero también guatemaltecos y salvadoreños, ingresaron a México desde Guatemala por el estado de Chiapas el 19 de octubre.

Los centroamericanos recorrieron desde entonces Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Querétaro, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora hasta llegar a Tijuana.

Deja un comentario