Migrantes, en su mayoría hondureños, forzaron su entrada a territorio mexicano

0
374

Miles de migrantes centroamericanos, que son en su mayoría hondureños, cruzaron un el borde fronterizo de Guatemala y México, en un viaje desesperado para llegar a los EE. UU.

La marea provocó que oficiales de la ley mexicana y guatemalteca desatara gas pimienta, obligando a los migrantes a retirarse.  

Los migrantes, que dicen que están escapando de la pobreza, las malas condiciones de trabajo y la violencia, durmieron durante la noche en un puente sobre el río Suchiate sin agua fresca ni comida y sin baños, dijo testigos presenciales.

El sábado, los organizadores de la caravana movían a la gente a unos 30 pies de distancia de la puerta de la frontera para evitar otra carrera en el cruce y establecer una zona de amortiguamiento con los oficiales de seguridad. 

La caravana llegó a contar con unas 3.000 personas, pero para el sábado quedaron cerca de un tercio. Parece que cientos de migrantes ya habían cruzado. Otros que estaban acampados en el puente se fueron a un pueblo guatemalteco cercano para comer.

Los migrantes que se quedaron se comprometieron a seguir adelante.

 

Deja un comentario