Miles de iglesias cristianas sufren la persecución del Partido Comunista Chino

0
812

Durante los últimos 20 años, CBN News ha documentado el crecimiento explosivo en el llamado “Movimiento Clandestino” o de “Iglesias en Casa de China”, ya que millones de personas en esta nación oficialmente atea se convirtieron al cristianismo.

Los reporteros de CBN News, han recorrido todo el país documentando los grandes cambios que ha ocasionado la predicación del evangelio.

Los expertos dicen que lo que está sucediendo en China es parte de un renacimiento religioso sin precedentes que ha afectado a todos los rincones del país, lo que lleva a algunos a predecir que China podría convertirse en la nación más cristiana del mundo para el 2030.

Pero el presidente de China, Xi Jinping, quiere evitar eso. Desde que asumió el poder en 2012, Xi ha ordenado a las autoridades que cierren cualquier iglesia que no esté bajo el control del gobierno comunista, lo que lleva a lo que un experto dice que ha sido una “nueva ola de persecución masiva” que arrasa la nación.

Bob Fu, con ChinaAid con sede en Estados Unidos, está documentando la represión generalizada.

“Estoy hablando de que cientos de miles de iglesias fueron clausuradas, los pastores fueron arrestados y las reuniones de oración fueron allanadas”, dijo Fu.

El pastor Jin Mingri, conoce las crueles prácticas del Partido Comunista Chino.

En agosto, Jin, quien dirigió la Iglesia Zion, la congregación no registrada más grande de Beijing, rechazó una orden del gobierno para instalar cámaras de vigilancia de circuito cerrado en el santuario.

“Gran parte de nuestro rebaño está aterrorizado por la presión que el gobierno está ejerciendo sobre ellos”, dijo Jin. “Es doloroso pensar que en la capital de nuestro propio país, debemos pagar tan caro solo por practicar nuestra fe”.

Semanas más tarde, las autoridades prohibieron la iglesia de 1,500 miembros y le prohibieron predicar.

“Es probable que sea el mayor incidente en el que el gobierno haya usado el poder público para ejercer presión sobre una iglesia en casa en los últimos diez años, y aún continúa”, advirtió Jin.

Bob Fu dice que la represión es parte de la ambición del presidente Xi de implementar el cristianismo con “características chinas”, e insistir en que los cristianos le prometan lealtad política a él y al Partido Comunista.

En abril, la oficina de asuntos religiosos del gobierno encabezada por Xi dijo que todas las iglesias deben abrazar la nueva ideología del partido, insistiendo en que “solo las iglesias registradas pueden obtener el amor de Dios”.

“Realmente desea llevar a China al antiguo camino del Presidente Mao al ejercer más control político, control mental e ideológico” sinicización “en la ideología del Partido Comunista”, se preocupa Fu.

Mientras las autoridades derriban cruces, queman Biblias y reemplazan imágenes de Jesucristo con carteles del presidente chino, Wang Yi, uno de los pastores más prominentes de China arrestados este mes, declaró audazmente que el estado divino de Xi era “incompatible” con la fe cristiana .

Su iglesia fue clausurada y más de 100 miembros de su congregación fueron arrestados.

Previendo su posible arresto, el pastor Wang escribió una carta titulada “Mi declaración de desobediencia fiel” con instrucciones de que debería publicarse si desaparecía por más de 48 horas.

 

 

Deja un comentario