Miles de trabajadores chinos escuchan el evangelio gracias al trabajo de iglesias en África

0
657

Gracias a los tratados comerciales que existen entre China y África, casi 1 millón de trabajadores chinos han llegado al continente para desempeñar sus funciones en sus nuevas entidades de trabajo.

En 2014, el comercio entre China y África alcanzó un máximo histórico. Miles de millones de dólares en préstamos y la inversión extranjera privada ha aumentado considerablemente desde el 2014.

Por tal motivo, es común ver empresas y compañías de origen chino en África. Por tal motivo, las iglesias en África han aprovechado la oportunidad para salir a predicar masivamente el evangelio a sus nuevos vecinos.

“Muchas iglesias africanas locales se han acercado a los trabajadores chinos. Varios chinos, a su vez, han acogido con satisfacción el sentido de comunidad y pertenencia que ofrecen estas iglesias cristianas. Y un pequeño pero creciente número de misioneros étnicamente chinos de Taiwán y otros países están apuntando específicamente a ciudadanos chinos en África, predicándoles con una libertad que nunca se les permitiría en la República Popular”, según medios de comunicación local.

La situación actual de los cristianos que aún viven en China, es bien complicada. Por esta razón, es primera vez que muchos chinos en África escuchan abiertamente el evangelio y sin persecución alguna.

Desde el gobierno del comunista Mao Zedong, hasta la actualidad, los cristianos han tenido circunstancias muy lamentables que los han llevado a realizar sus cultos de adoración en la clandestinidad, además de ser maltratados y arrestados por las fuerzas represivas de China.

En China, el cristianismo es visto como una creencia que desafía la ideología del Partido Comunista Chino. Es tan así, que las autoridades han planteado “re-escribir” la biblia para adaptarla a la ideología del partido y suprimir algunos mandamientos y versículos que no son del agrado del Partido Comunista.

Cuando esos cristianos cristianos evangelizados regresan a casa desde África, llevarán consigo su nueva fe y se espera que los cristianos dentro de China puedan experimentar un avivamiento.

 

 

Deja un comentario