Netflix se burla de los cristianos, sexualiza a Jesús y al Espíritu Santo

0
3990

Muchos espectadores y grupos conservadores de la serie “insaciable” de Netflix han pedido su cancelación en medio de acusaciones de constantes ataques a la fe cristiana.

Dirigida a un público adolescente, la primera temporada de 12 capítulos ha sido criticada por News Busters por promover “todo tipo de exploración de identidad sexual y de género entre menores y adultos por igual, a cuestiones liberales como el aborto”.

Calificado TV-MA para ser “visto por adultos e inadecuado para niños menores de 17 años”, la serie trata sobre una ex adolescente con sobrepeso, Patty Bladell (ex estrella de Disney Debby Ryan) que se venga de los estudiantes que una vez la intimidaron. Después de perder 70 libras, la ahora flaca Patty ingresa en el concurso Miss Magic Jesús en el cual el ganador se pone una “corona de espinas”.

En la serie, sin saberlo, Patty es filmada participando en actos sexuales con el hijo adolescente de su pastor dentro de una Arca de Noé en el patio de recreo de los niños. Pensando que está embarazada, el pastor Mike (el comediante Michael Ian Black) llama a Patty y su padre a su oficina para una reunión en la que da la noticia de que no puede tener una “adolescente soltera y embarazada” representando a la señorita Magic Jesús, por lo que debe despojarse su corona. La respuesta de Patty es asegurarle a su pastor que no se preocupe porque ha decidido abortar.

Varias historias LGBT también son prominentes en la serie, incluyendo a una estudiante transgénero y la mejor amiga de Patty, Nonnie (Kimmy Shields), quien descubre que tiene un enamoramiento obsesivo con Patty y eventualmente la besa. Nonnie luego besa a un chico también, pero decide iniciar una relación lésbica con una concursante en el concurso Miss Magic Jesús que la golpeó en el baño de niñas.

Después de ver la actuación lírica de su novia en el concurso, Nonnie le dice entusiasmada a su padre (que está sentado junto a ella en la audiencia): “Esa es mi novia”. Él responde con una sonrisa aprobatoria y un abrazo paternal alrededor de su hombro. Las referencias sexuales a Jesús y al Espíritu Santo en ese episodio fueron descritas por News Busters como “la escena más ofensiva de todo el espectáculo”.

El coro citado por News Busters:

Haremos un viaje juntos, tu mano en mi corazón. Cualquiera que sea el clima, un amor tan fuerte. Hasta la vista. Muy difícil. Oh, Jesús, tú me llenas de todas las maneras. Dulce, dulce Jesús dentro de mí, te tengo en lo profundo de mi alma. Profundo, profundo, profundo en mi alma. ¡Sí! Oh, Espíritu, por favor montame. Por favor, por favor, por favor, montame. Profundo, profundo, profundo en mi alma.

“Pidiéndole al Espíritu Santo que ‘por favor, las monte o las lleve’, mientras hacen movimientos y giros sexuales … ¿Qué se supone que significa eso, aparte de lo obvio? ¿insinuación?” Noticias Busters continúa diciendo: “Y tener chicas jóvenes y adolescentes suplicando a Jesús y al Espíritu Santo que tengan sexo con ellas es definitivamente sorprendente y completamente repugnante”.

Más de 234,000 personas han firmado una petición instando a Netflix a cancelar la serie. El autor de la petición publicó recientemente una actualización que dice: “Resulta que la vergüenza no fue el único problema de este programa”, y acusa a la serie de “hacer bromas sobre sexualidad, raza y abuso sexual”.

La creadora de la serie, Lauren Gussis, le dijo al Chicago Tribune en una entrevista que recurrió a sus propias experiencias de acoso en la escuela y problemas con comer en exceso y la imagen corporal de la serie, y se sorprendió por la reacción negativa.

“El espectáculo trata tanto de querer que las cosas sean diferentes, y en el momento en que son diferentes, entonces quieres que sean diferentes otra vez. Así que creo que para mí, parte de mi trabajo es amar lo que es”, dijo Gussis al Chicago Tribune.

En Julio de 2018, Netflix se vio envuelto en una controversia por difundir pornografía infantil a partir de una escena gráfica de la película llamada “Desire”(deseo) en la que participan niñas, Netflix vuelve a impulsar una agenda objetable con su programación.

Otro caso fue el de la clásica novela infantil de 1908 Anne of Green Gables, que en su  segunda temporada la serie promueve la homosexualidad.

Netflix ha caído tan bajo:

  • Con George Soros como accionista líder
  • Saludando el aborto
  • Normalizando el adulterio
  • Insertando personajes homosexuales en sus películas y series
  • Aplaudiendo el ateísmo
  • Burlándose de Jesús y El Espíritu Santo

Lucas 12:10 “Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado; pero al que blasfemare contra el Espíritu Santo , no le será perdonado”.

Deja un comentario