Por cuanto todos pecaron, están destituidos de la gloria de Dios! 

0
9300

3ca7beed9eff994010e5aa24312d6798

Comentario Por: Gordon Rey 

Nacido de nuevo, lleno del Espíritu, hijo de Dios. El cristianismo, una vida nueva, un futuro por delante, y un nuevo comienzo! ¡Qué cosa maravillosa es ser un cristiano, hijo del Dios altísimo! Para siempre salvo, perdonado, y viviendo eternamente con nuestro Padre celestial!

Como cristianos, no debemos sentirnos mejores que otros, porque Dios nos ha perdonado, no quiere decir que tenemos que tener una actitud de que “soy mejor que tú”. Este razonamiento está viciado, defectuoso, y esta muy lejos de la verdad! Es una lógica y un razonamiento defectuoso, y directamente enviado de la boca del infierno. Sólo somos declarados justos por nuestro Padre celestial y es a través de la preciosa sangre de Jesús! Esa es la única razón.

No se deje engañar con la creencia de que usted es mejor que cualquier otra persona. Usted no lo es! Todos hemos pecado, y todos pecamos. Todos nos quedamos cortos ante la gloria de Dios, ante sus estándares que son la perfección. Por mucho que tratamos todavía somos tentados y caemos en pecado. Pecado grande, pecado pequeño, ¿cuál es la diferencia si es pecado? ¿En serio? Como cristianos pecamos, pero somos perdonados, esa es la diferencia. Tenemos que seguir e imitar el modelo que es Cristo, pero sabiendo que no somos perfectos, que aún caemos en pecado, ese es el punto. La única cosa que nos hace justos y santos es la sangre de Jesús, sin el poder que esta en su sangre somos como cualquier otra persona. El lavado continuo de nuestros pecados por la sangre de nuestro Salvador es lo que nos limpia, no nuestras obras.

data-ad-slot="3821859092">

Romanos 3:23
“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”
No con orgullo y arrogancia, sino humillandonos y sometiendonos los unos a los otros. Ayudemos y servamos a aquellos que están en necesidad. Como hemos de amar a los que pecan contra nosotros si sentimos que somos mejores que ellos? ¿Cómo hemos de perdonar?

Efesios 4:32
“Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios os perdonó en Cristo.”
Si vamos a alcanzar a los perdidos, entonces tenemos que amar a los perdidos y mostrarles el camino. El camino de la verdad. Ese camino es Jesucristo! Jesús nos manda a amar a nuestros enemigos y bendecir a los que nos maldicen.

Mateo 5:44
“Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”

No siempre es fácil amar a alguien que te odia y te persigue. Pero, esto es lo que nuestro Señor nos dice que hagamos. También nos dice que cuando somos perseguidos por su causa de su nombre, debemos gozarnos y alegrarnos porque nuestra recompensa es grande en los cielos!

Mateo 5: 11-12
11 “Bienaventurados sois cuando os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo por causa de mí. 12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros . “

Es una cosa maravillosa ser cristiano. Es una cosa santa y justa. Con el fin de servir al Señor y llevar a cabo su voluntad en nuestras vidas, tenemos que humillarnos delante de Él. Tenemos que someternos a los demás a través del amor, la bondad, la amabilidad, la misericordia y el perdón. Esto es llevar los frutos del Espíritu Santo de Dios. Tenemos que ser luz en un mundo oscuro, un mundo perdido. Tenemos que mostrarle a los demás que Jesús es el camino, la verdad y la vida.

Sólo sé que alguien va a tomar lo que he escrito y malinterpretar lo que estoy queriendo decir. Nadie es mejor que otro y no debemos olvidarlo. Sin duda, los pecados de algunas personas parecen ser mayores que los de los demás; sin embargo, para Dios continua siendo pecado. Así que, todos somos pecadores e indignos de su misericordia, la cuál Él nos da libremente, sólo si le creemos y le aceptamos.

Ser salvo, ser cristiano es verdaderamente una bendición! El Señor nos ha dado muchos regalos. El nos ha mostrado su gran misericordia y el perdón de pecados; aunque no somos dignos. Salgamos y llevemos las buena nuevas a las almas perdidas, la gran misericordia y perdón que El Señor nos ofrece. Todas las almas que vengan a Él, Él les ofrece su perdón. Recuerde que todos hemos pecado, todos somos pecadores. Hagamos misericordia y mostremos el amor de Dios los unos a los otros, y al mundo perdido.

Está escrito: “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial os perdonará también 15 Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”. Mateo 6: 14-15
Dios les bendiga mis amigos, que el Señor, Dios del universo sea tu guía, tu fuerza y tu luz! Amén

Deja un comentario