¿Qué dice la Biblia acerca de la Virgen María?

0
8889

1

María la madre terrenal de Jesús, fue descrita por Dios como una mujer “muy favorecida” (Lucas 01:28) Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: !!Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. La frase “muy favorecida” viene de una palabra griega, que significa esencialmente “mucha gracia”. María recibió la gracia de Dios.

La gracia es un “favor inmerecido”, es decir, algo que recibimos a pesar de que no nos lo merecemos. María necesitaba la gracia de Dios al igual que el resto de nosotros. María misma lo declara en Lucas 01:47, “..y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador..“.

María reconoció que necesitaba un Salvador. La Biblia nunca dice que María fue nadie más que un ser humano a quien Dios escogió para usar de una manera extraordinaria. Sí, María era una mujer justa y favorecida (honrada) por Dios (Lucas 1: 27-28)Al mismo tiempo, María era un ser humano pecador que necesitaba a Jesucristo como su Salvador, al igual que todos los demás:

Eclesiastés 7:20 “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.”

 Romanos 3:23 “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”

1 Juan 1: 8 “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros

María no tubo una”inmaculada concepción”, Doctrina de la Iglesia Católica Romana en cuanto a María, la madre de Jesús. 

Un comunicado oficial de la doctrina dice: “

“…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles…”

(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854)

Esencialmente, la Inmaculada Concepción es la creencia de que María fue protegida del pecado original, que María no tenía una naturaleza pecaminosa, y fue, de hecho, sin pecado.

El nacimiento de María no fue otra cosa más que un nacimiento humano normal. María era virgen cuando dio a luz a Jesús (Lucas 1: 34-38), pero la idea de la virginidad perpetua de María no es bíblica. Mateo 1:25, hablando de José, la biblia declara: “Pero no tuvo relaciones conyugales con ella hasta que dio a luz a un hijo.Y se le dio el nombre de Jesús “.

La palabra “hasta” indica claramente que José y María tuvieron unión sexual después del nacimiento de Jesús. José y María tuvieron varios hijos juntos después del nacimiento de Jesús. Jesús tenía cuatro medio hermanos: Santiago, José, Simón y Judas (Mateo 13:55)Jesús también tenía medias hermanas, a pesar de que no están etiquetados o numerados (Mateo 13: 55-56)Dios bendijo y honró a María dándole varios hijos, que en esa cultura era la indicación más clara de la bendición de Dios sobre la mujer.

Versículos que hablan de los hijos de María: 

  1. Mateo 1:24-25 – “Y José se levantó de su sueño, e hizo lo que el ángel del Señor le mandó, y tomó a su esposa, y la mantuvo virgen (no la conoció) hasta que dio a luz a su Hijo; y llamo su nombre Jesús.”
  2. Mateo 12:46-50 – “Mientras El estaba hablando a las multitudes, he aquí, Su madre y hermanos estaban fuera, buscándole para hablarle. Y uno le dijo, “He aquí, tu madre y tus hermanos están esperando afuera y buscan hablarte.”
  3. Mateo 13:55 – “¿No es este el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Santiago y José y Simón y Judas?”
  4. Marcos 6:2-3 – “Y cuando el sábado había llegado, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos de los oyentes estaban atónitos, y decían, ¿De donde saca este hombre estas cosas, y que sabiduría es esta que le es dada,  y tales maravillas por sus manos son hechas? ¿No es este el carpintero, el hijo de María, y  hermano de Santiago y de José y de Judas y de Simon? ¿No están sus hermanas aquí con nosotros?”
  5. Juan 2:12 – “Después de esto, El bajó a Capernaum, El y su madre, y sus hermanos, y sus discípulos; y se quedaron ahí unos pocos días.”
  6. Hechos 1:14 – “Todos estos estaban unánimes perseveraban en la oración,  y ruegos, junto con las mujeres, y María la madre de Jesús, y con sus hermanos.”
  7. 1 Cor. 9:4-5 – “¿No tenemos derecho de comer y beber? ¿No tenemos derecho a traer con nosotros una hermana como esposa, como el resto de los apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?”
  8. Gal. 1:19 – “Mas a ninguno de los apóstoles vi excepto a Santiago, el hermano del Señor.”

Una vez, cuando Jesús estaba hablando, una mujer de la multitud proclamó: “Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste” (Lucas 11:27). Jesús tuvo una oportunidad de declarar que María no era digna de alabanza y adoración. ¿Cuál fue la respuesta de Jesús? “Por el contrario, bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la guardan” (Lucas 11:28)Para Jesús, la obediencia a la Palabra de Dios era más importante que la mujer que dio a luz al Salvador.

En ninguna parte de las Escrituras se nos manda a dirigir la alabanza, gloria, o la adoración a María. Isabel, pariente de María, elogió a María en Lucas 1: 42-47, pero su alabanza está basada en la bendición de dar a luz al Mesías. No se basa en ninguna gloria inherente a María.

María estuvo presente en la cruz cuando Jesús murió (Juan 19:25)María también estaba con los Apóstoles el día de Pentecostés (Hechos 01:14)Sin embargo, María nunca se menciona de nuevo después de Hechos capítulo 1. Los apóstoles no le dieron a María un papel destacado. La muerte de María no se registra en la Biblia. No dice que María ascendió al cielo. Como la madre terrenal de Jesús, María debe ser respetada, pero ella no es digna de nuestra adoración.

La Biblia en ninguna parte indica que María puede escuchar nuestras oraciones, o que ella puede mediar por nosotros ante Dios. Jesús es nuestro único abogado y mediador en el cielo (1 Timoteo 2: 5).“! María diría lo mismo que los ángeles ¡Adora a Dios! (ver Apocalipsis 19:10) María misma pone el ejemplo, dirigiendo su reverencia, adoración y alabanza solo a Dios: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su siervo.A partir de ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí – Santo es su nombre “(Lucas 1: 46-49).

Con Información de www.gotquestions.org

Deja un comentario
Compartir
Artículo anterior¿Cuál es la diferencia entre la veneración y adoración?
Artículo siguienteFalso “pastor” sudafricano, da a beber “gasolina ungida” a sus congregantes