¡ROMPIENDO EL SILENCIO!: Papa acusa a obispos de la “poca credibilidad de la Iglesia Católica”

0
377

La Iglesia Católica, se ha visto envuelta en una gran serie de polémicas a lo largo del año 2018. La mayoría de estos problemas, tienen que ver con abusos sexuales hacia niños menores de edad por parte de las autoridades eclesiásticas.

Mucho se ha criticado la negligencia del Papa Francisco, el cual se ha mostrado muy “tibio” con relación a este tema. Además, no hemos visto alguna declaración pública en la que condene enérgicamente este tema y tome medidas necesarias para evitar que siga sucediendo.

Sin embargo, en las últimas horas se ha dejado saber que ha escrito una carta a los obispos de los Estados Unidos, para abordar la “crisis de credibilidad que está experimentando como Iglesia”.

En la carta, el Papa Francisco reconoce que “la credibilidad de la Iglesia se ha visto fuertemente cuestionada y debilitada por estos pecados y crímenes“, los abusos de poder, conciencia y sexuales, pero sobre todo por “la voluntad de querer disimularlos y esconderlos“.

“La actitud de encubrimiento, como sabemos, lejos de ayudar a resolver los conflictos, permitió que los mismos se perpetuasen e hirieran más profundamente el entramado de relaciones que hoy estamos llamados a curar y recomponer”, sostuvo.

Francisco apunta que para esta labor, para “la lucha contra la cultura del abuso, la herida en la credibilidad, el desconcierto, la confusión y el desprestigio en la misión” se requiere “una renovada, decidida actitud para resolver el conflicto”.

Esto implica, precisa, “la capacidad -o no- que poseamos como comunidad de construir vínculos y espacios sanos y maduros, que sepan respetar la integridad e intimidad de cada persona”.

Pero también requiere de “la capacidad de convocar para despertar y dar confianza en la construcción de un proyecto común, amplio, humilde, seguro, sobrio y transparente”.

El Papa Francisco afirmó, que se necesita “no solo una nueva organización, sino la conversión de nuestra mente, de nuestra manera de rezar, de gestionar el poder y el dinero, de vivir la autoridad así también de cómo nos relacionamos entre nosotros y con el mundo”.

A su parecer, el daño de credibilidad “no se resuelve por decretos voluntaristas o estableciendo simplemente nuevas comisiones o mejorando los organigramas de trabajo”, algo que ve más propio de “jefes de agencias de recursos humanos”.

Esa visión, aunque en algunos casos es necesaria, es “insuficiente” y advierte de que “termina reduciendo la misión del pastor y de la Iglesia a mera tarea administrativa/organizativa en la ‘empresa de la evangelización”.

 

Deja un comentario