Tengo miedo del fin del mundo. ¿Qué tengo que hacer?

0
3066

10525825_816074448426393_302365750599683900_n

Lo principal que tenemos que hacer en estos tiempos finales, es asegurarnos de estar bien con Dios. Tenemos que ponernos a cuentas con Cristo. Vivir una vida agradable a ÉL. Los acontecimientos mundiales, el miedo al futuro, puede conducir a muchos de los creyentes y no creyentes, a llegar a la locura. Hay incluso más miedo en las mentes de aquellos que no están seguros de su relación con el Señor.

Los acontecimientos del mundo no debe ser una fuente de miedo y terror para los verdaderos creyentes que están confiados en Cristo. Nosotros, los que conocemos al Señor esperamos su pronto regreso, y estamos seguros de que nuestro futuro está en sus manos.

¿

Las Escrituras nos dan muchas promesas para mantenernos en la perfecta paz de Dios cuando el mundo está temblando de miedo. Tenemos que “velar y orar,” pero no morir de miedo, esto es lo que equivale a dudar de la Palabra de Dios. Judas 24 describe a Dios como “Aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,” En Efesios 6:13 leemos: ” Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes”.

Filipenses 4,6-7: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

¿

Isaías 26,3: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.”

Es importante que nuestra relación con Cristo sea una prioridad en nuestras vidas, para que nosotros le sirvamos fielmente y esperamos con impaciencia a su segunda venida. Le animamos a leer a Mateo 24:42; Lucas 21:36; Efesios 6:10-18; 1 Tesalonicenses 5:1-11; 2 Timoteo 4:08; Tito 2:11-15; 1 Pedro 4:7; y 2 Pedro 3:9-18. Que Dios los bendiga a ustedes que creen en él.

 

Deja un comentario