Tiempos duros, pero Dios esta con nosotros

0
6382

9D53F332-3F25-4B16-B216-75DB1D555F41_mw1024_s_n

El Señor es bueno, Él nos ama y desea que nadie pierda, ni siquiera uno! El Señor es paciente, y su tiempo no es el mismo que el nuestro. Un día para el Señor es como mil años para nosotros. Su venida está cerca, Él es paciente porque no quiere que nadie se pierda eternamente.

2 Pedro 3: 8,9

“Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día 9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento“.

Habrá burladores y más burladores, de los que dicen “¿Y ahora, Dónde está tu Dios? Por qué no ha llegado? Él no va a venir? Te dije que no había Dios!”

2 Pedro 3: 3-4

 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 4 y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación“.

Escuche lo que el Espíritu del Señor le está diciendo. Vallan por el mundo y compartan el evangelio de Jesucristo. Hablen con los que escuchen, y no hechen sus perlas entre los cerdos, para que no la destruyan. Porque Dios es el que ablanda los corazones, para que ellos puedan escuchar. Nuestra misión no es salvarlos, sino plantar la semilla.

Mateo 7: 6

“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. “

Dios desea que nuestras vidas muestren el fruto del Espíritu. Como cristianos, tenemos al Espíritu Santo produciendo Su fruto en nosotros, y contamos con Su poder para que conquistemos los actos de la naturaleza de pecado (2 Corintios 5:17;Filipenses 4:13). Un cristiano nunca será completamente victorioso en demostrar siempre el fruto del Espíritu Santo. Sin embargo es uno de los principales propósitos de la vida cristiana, al permitir que progresivamente el Espíritu Santo produzca más y más de Su fruto en nuestras vidas y conquiste nuestros opuestos deseos pecaminosos. y con la ayuda del Espíritu Santo, ¡esto es posible!

Gálatas 5

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley 24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu 26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.”.

No soy perfecta y yo seré la primera en admitirlo! He pecado, y aveces fallo. Yo soy humana y cometo errores. Todos lo hacemos, y no hay que negarlo. Dios nos ama y perdona nuestros pecados.

1 Juan 1: 8-10

“Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no está en nosotros “.

Necesitamos a Dios para que nos fortalezca, para que nos dé coraje y salvación, Amén. Vivir como cristiano no es siempre una tarea fácil. Constantemente estamos siendo recordados de lo que somos, en quien ponemos nuestra confianza y fe. Luchamos contra el mundo, contra los espíritus demoníacos. A veces luchamos unos contra otros. El punto es, que necesitamos a Dios en nuestras vidas. Podemos hacer todas las cosas con Dios, podemos soportar todas las pruebas y tribulaciones con Dios. Con Dios tenemos esperanza, y sin Dios todo es imposible.

Salmo 79: 9

Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre;
Y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre
!”

Dios bendiga a mis amigos! Hasta la próxima … Sí El Señor lo permite.

Deja un comentario